A la orilla de lo virtual...

Era de noche y de día,
mientras recorría sus espacios
y, despacio,
Se paralizó mi mundo.

Vistiéndome cálido el cielo
Me observaba insonoro
Mientras en el horizonte
Se reflejaban las aguas del río de oro

Las palabras virtuales
conjugan mi pensar
convirtiendo en hechos reales
las virtudes del querer y del amar

Navegando las orillas del corazón
casualidad y dignidad
se debatían en mi razón...
Orinoco, Orinoco arrastraba mi pasión!

Tiene sabor a agua dulce...
y calor de mediodía
temperamento vago de alegría, lejos...
en una tierra que ahora es como mía.

En una despedida
Se mueve una idea pérdida
Que no encuentra escapatoria
Que tiene una sola salida...

Dejar aquel cauce seguir...


Alba E. Tirado
Dejando Puerto Ordaz, 26/8/2004 –10.23am

1 comentario:

Aurelio Márquez dijo...

el orinoco o el caroni sin duda

Popular Posts

Blog Archive