Onoma Paideia


A la Escuela de Letras y mis amigos del circulo literario en la Universidad Central de Venezuela. 2001/02

Tomar la pluma y comenzar unas líneas es lo más difícil a la hora de escribir, así me dijo una vez alguien que sabia de ésto... ¿y qué? no importa el nombre, eso es lo que menos importa hoy... nombres. Aquí me veo, frente a un papel blanco que me reta a que lo dibuje, a que recite y parafrasee. Es el papel la voluntad que llevo en el corazón, sencillo, puro... infinito.

Es cuando pienso que las voluntades tan solo son acciones que nos gustaría llevar a cabo pero que en su mayoría nunca resultan, nos quedamos en la pluma tiritando, hasta esperando a que el milagro ocurra: que explote la musa y lleguemos al éxtasis literario. Escribir, en el blanco papel... lo siento ahora con desdén, entregado, sin que el héroe clásico llene mi alma de valor, de thymos, y creo que todas mis acciones son en vano, pérdidas en el laberinto del tiempo... sin nombre, porque aquí hoy no importa quién soy, no importa de dónde vengo ni que siento, no... eso no vale de nada.

¡Qué bello es hablar bonito! utilizar el adjetivo en exceso, bailarlo hasta que el verbo nos mate, nos asesine y siga su rumbo, así es, así las cosas son más fáciles, son más sencillas a su vez... el amor se le semeja tanto. El mal necesario de la vida del hombre... el olvidado eros verdadero, que sutil es amar con deseo a un daimon y que vacío desear sin amar, el eros puro como es él... como él nada más y nada menos puede ser, ¿acaso usted le conoce? ¿ha pasado por su vida? pinta paisajes llenos de flores, esperanzas profundas y sueños eternos... así es eros que nos hace soñar la vida y a su vez vivir soñando, ¡qué bello! eso es psyche conectado con eros, mi alma y mi amor verdadero. Es una hoja de papel hermoso, que no tiene nombre, infinita, que va rodando por la vida... filtrando sentimientos... en silencio.

Se hace tarde, la pluma es pesada y languidece ante la grieta marcada que deshace los restos de mi razón... y me hace ser nadie, me hace ser nada más un espacio que hay que volver a llenar con el olvido, ahí muero... cuando dejas de pensar...

No hay comentarios:

Popular Posts