El amor que todo lo cura (o mi eterno volver)

Y es así... como el colibrí, el amor que me acaricia, pica la flor, el amor que me acurruca y el que me bendice el alma. Lame mis heridas, seca las lágrimas que nunca brotaron y siembra historias de cuentos de hadas, de sueños azules y eternas fantasías... oh si, soy yo tu príncipe del centro al oriente!

Él que todo lo cura, aquél que es capaz de sembrar sobre la yerma tierra de mi sentir! darle alas a mi cuerpo y traerlo del tánatos del recuerdo, es el amor, tu amor. No, no! no hay nada muerto! es la pureza que se entrega a la pureza, eres mía desde tu más entera naturaleza

Y lo sabés, lo sentiste y hoy lo sentirás...

Vuelve la pluma a la mano del poeta, vuelven a navegar las metáforas en los ríos de mi ilusión, llename entonces (baby) de pasión...! con tus ojos inocentes, tus labios de seda y tus dientes de perla

No aguanto las ganas de volver a verla, cuento los días, las horas... hasta que ya nunca más te vayas de mi lado, mi princesa de la boca de fresa!

Te amo

2 comentarios:

Damalis dijo...

Que interesante lo que escribiste. Muy metafórico y con un vocabulario muy pulido. Sigue así.
Saludos.

sol dijo...

Hermosa escritura..

Popular Posts