Esto no puede ser! asesinan animales en la UCV


Ya esta medida se había aplicado anteriormente en la UCV, sin mayores repercusiones. Pero en esta ocasión, un abundante grupo de personas despertaron ante la amenaza de aplicar el procedimiento

(Atención, las imágenes abajo mostradas pueden afectar la sensibilidad de algunas personas)

Impotencia, ese es el sentimiento. El esfuerzo y la dedicación que se dio para impedir una matanza y a la final pasaron por encima de la voluntad tanto de los estudiantes de las facultades de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Central de Venezuela sede Maracay, como de organizaciones de protección animal como lo son Ecofauna, AnimaNaturalis, Amor a las mascotas, FUNPAVIA, entre otras, así como de la comunidad en general.

El pasado 15 de febrero, se corrieron los rumores de que se pretendía aplicar un "Rifle Sanitario" a los perros callejeros y abandonados en el Campus Maracay de la UCV. Cabe destacar, que dicho procedimiento consiste en el asesinato de todos estos animales, como medida de control de sanidad, según, para evitar la proliferación de enfermedades.

Ya esta medida se había aplicado anteriormente en la UCV, sin mayores repercusiones. Pero en esta ocasión, un grupo abundante de personas despertaron ante la amenaza de aplicar el procedimiento.

Ahora ¿Cómo se explica que en una Facultad de Veterinaria, donde los estudiantes se forman profesionalmente para salvar vidas de animales, ocurran este tipo de cosas? ¿Por qué no salvar a esos animales, si de eso se trata su profesión? ¿Por qué había tanta indiferencia al respecto?

El pasado 3 de marzo, estudiantes del campus, así como personas de distintas organizaciones antes mencionadas, se dirigieron a concluir el censo de los animales para el operativo de esterilización y reubicación.

El Decano de la Facultad de Veterinaria Rafael Infante, el día 19 de febrero, afirmó que en la facultad nunca se habían tomado estas acciones y que siempre se había preservado la vida de los animales que de una u otra forma sobreviven en el Campus. Así mismo, invitó a los estudiantes y a cualquier persona a denunciar cualquier intento de violencia hacia estos animales.

Entre el viernes 20 y martes 24 de febrero, se realizó una vigilia dentro del Campus para evitar cualquier intento de llevar a cabo el llamado Rifle durante el período vacacional de Carnaval. Estudiantes e integrantes de Ecofauna permanecieron durante estos 5 días y 5 noches en las instalaciones de la universidad. No se observó ninguna anormalidad durante estos días, salvo por la presencia de un profesor, el día martes 24 de febrero, quien ha reiterado a sus alumnos su morbosa pasión por la muerte de los animales, sobre todo por envenenamiento.

Hay que acotar, que en el pasado año 2008, se consiguieron los cadáveres en proceso de descomposición de 20 gatos envenenados, detrás del departamento de Bacteriología del citado Campus.

Posterior a la vigilia, se realizaría una jornada de desparasitación y vacunación de los perros, para su debido control sanitario sin necesidad de recurrir al procedimiento del Rifle Sanitario.

Se logró conseguir la donación de suficientes insumos para realizar dicha jornada. El día 26, cuando se disponía todo para comenzar, llegó el personal de CORPOSALUD, que se reunió con el Decano Rafael Infante, para la correspondiente aprobación de la jornada. Al término de la reunión, la cual se realizó a puerta cerrada, el personal de CORPOSALUD decidió suspender y posponer la jornada, alegando que por seguridad, las personas que colaborarían en la jornada debían tener aplicadas la vacuna antirrábica y toxoide.

Estudiantes se organizaron y dirigieron una carta a COROPOSALUD dando un plazo de una semana para aplicar las vacunas a los participantes de la jornada, de no ser así, procederían con la jornada de todas formas. CORPOSALUD aprobó la vacunación para el día jueves 5 de marzo.

El día martes 3 de marzo, se recibe una carta de la Rectora de la UCV Cecilia García Arocha, ordenando la aplicación del Rifle Sanitario en el Campus Maracay. Todo esto a pesar de los esfuerzos que se habían realizado para impedirlo y luego de que se pensaba que la batalla había sido ganada.

El miércoles 4 de marzo, fueron encontrados dentro del campus y detrás de Bacteriología (el mismo sitio donde aparecieron los 20 gatos), los cadáveres calcinados de 30 perros. El olor que expele la combustión de los mismos, es altamente dañino, además de atraer bacterias, generando un verdadero problema sanitario tanto para los estudiantes como para las comunidades aledañas al Campus.

Todo esto lleva a la penosa conclusión que a las autoridades de la UCV no les importa la vida de los animales, ni les importa un verdadero control sanitario, ni mucho menos les importa la voluntad de su comunidad estudiantil ni de la comunidad en general.

Solo queda decepción, a pesar de todo lo que se luchó, no sirvió de nada.

¿Cómo es posible tal grado de insensibilidad? No se explica. Lo único que queda es seguir luchando, y esperar que esta vez no sea en vano. Esperando que nuestras voces sean escuchadas por las de ellos. Y sobre todo, esperando justicia para estos animales que por ninguna razón se merecen la muerte, y menos una como esa.

La impunidad no se celebra, la justicia sí y hay que exigirla. Tanto el Decano Rafael Infante, como la Rectora Cecilia García Arocha, declaren al respecto y encaren la responsabilidad.

Esperando se entienda de una vez por todas que la vida de los animales se respeta porque si. ¡Luchemos por la Ley de Protección Animal en Venezuela!


Gustavo Cordero
Ecofauna



(Click sobre la imagen para verla más grande)













Gustavo C.

Popular Posts