1er congreso crítico de narrativa venezolana

Instituto de Investigaciones Literarias
Facultad de Humanidades y Educación
Universidad Central de Venezuela


EL GESTO DE NARRAR

Primer congreso crítico de narrativa venezolana (Porlamar, 30 de noviembre, 01 y 02 de diciembre, 2009)

Sede: Programa Nueva Esparta, Universidad Central de Venezuela


SEGUNDA CIRCULAR

El Primer congreso crítico de narrativa venezolana, organizado por el Instituto de Investigaciones Literarias de la Universidad Central de Venezuela, reunirá a diversos especialistas del área de la crítica y de la investigación para debatir sobre las diferentes modalidades del cuento, la novela y otros géneros narrativos del país. Planeado como homenaje a Julio Miranda, quien fue uno de nuestros más perspicaces críticos literarios, y al narrador José Balza, en el marco de los setenta años de su nacimiento, el evento responde a la ostensible presencia del discurso narrativo en la historia cultural venezolana. El Congreso se ha diseñado sobre la base de los siguientes ejes temáticos:

1. Análisis crítico del discurso
2. Ciclos de la modernidad
3. Corporación literaria: ruptura y legitimación
4. Crónica y testimonio: géneros emergentes
5. Del mestizaje cultural al multiculturalismo
6. Edición, promoción y mercado
7. Literatura comparada
8. Lecturas o re-lecturas: figuras, autores, movimientos
9. Periferias
10. Políticas culturales
11. Teoría y crítica: estado actual


Conferencias principales

Luis Barrera Linares
Julio Ramos


Participación

Los resúmenes de las ponencias se enviarán, para su debida evaluación, hasta el 15 de septiembre de 2009 a la dirección electrónica:

elgestodenarrar@humanidadesucv.org.ve

El resumen debe incluir: a) Título del trabajo, b) exposición del tema en no más de doscientas cincuenta palabras (250), c) cuatro palabras clave, d) nombre y filiación institucional del ponente, e) dirección de correo electrónico.

Una vez aceptada su propuesta, se le enviarán instrucciones para que efectúe la inscripción en la página web del Congreso: www.elgestodenarrar.humanidadesucv.org.ve


Aranceles

Ponentes: Bs. 300,00
Asistentes: Bs. 150,00
Estudiantes con ponencias: Bs. 100,00
Estudiantes asistentes: Bs. 50,00


Exposición y venta de libros

En el congreso habrá una feria de libros administrada por Liberarte. En este sentido, esta librería ofrece a todos los escritores, investigadores y críticos que asistan al evento, invitación extensiva a los centros e institutos de investigaciones literarias del país, la posibilidad de exponer sus títulos en el espacio reservado para este fin en la sede donde se realizarán las actividades. Así, quienes deseen participar pueden canalizar sus solicitudes a través de nuestro correo electrónico: paraliberarte@gmail.com

Liberarte pone a su disposición el espacio y el display para que se exhiban y vendan sus producciones en las distintas áreas de su interés.

Para las especificaciones en relación con la colocación de las obras, favor comunicarse con:

Carolina Villegas
Gerente General, LIBERaRTE

Teléfonos: 0212 6629169/0416 3040929

Noches de bohemia

Mi canción... increíble, por Navajita Plateá y Alba de Molina



Noches de bohemia y de ilusión
yo no me doy a la razón
tú como te olvidaste de eso.
Busco y no encuentro una explicación
solo la desilusión
de que falsos fueron tus besos.
Ya no sé como olvidarte, eh, eh
como arrancarte de mis adentro.
Desde que te marchaste
mi vida es un tormento.
Y ya no quiero recordarte, eh, eh
ni siquiera ni un momento
pero llevo tú imagen
grabada en mí pensamiento.

Noches de bohemia y de ilusión
yo no me doy a la razón
tú como te olvidaste de eso.

Yo quiero vivir distante
de todo aquello que era nuestro.
Pero el aire me trae
aromas del recuerdo.

No me pidas que me calle, eh, eh
y tú no sabes lo que siento
me has hecho una herida
en mi sentimiento.

Noches de bohemia y de ilusión
yo no me doy a la razón
tú como te olvidaste de eso.
Busco y no encuentro una explicación
solo la desilusión
de que falso fueron tus besos.

Noches de bohemia y de ilusión
yo no me doy a la razón
tú como te olvidaste de eso.

Noches de bohemia y de ilusión
yo me doy a la razón
tú como te olvidaste de eso.
Busco y no encuentro una explicación
solo la desilusión
de que falsos fueron tus besos.

Noches de bohemia y de ilusión
yo no me doy a la razón
tú como te olvidaste de eso.

Busco y no encuentro una explicación
solo la desilusión
de que falso fueron tus besos.

Noches de bohemia y de ilusión
yo me doy a la razón
tú como te olvidaste de eso...

Come a Little Closer



<3

Michael Jackson o la verdad del Tío Carlos


En estos días recientes, todos los estudiantes de Letras de la Universidad Central de Venezuela, recibieron la semestral convocatoria (o el madrugonazo) de las inscripciones. Cualquiera que esté familiarizado con la escuela conoce de la importancia de amanecer frente a la Facultad de Humanidades y Educación para obtener un cupo en las clases más solicitadas. Algunas veces las meterias son obligatorias y debemos "matarnos" los unos con los otros para podernos inscribir antes de que se llenen los pupitres. Cada año, el presidente del centro de estudiantes, Alejandro Yordi, intenta organizarse con los profesores para evitar este bochinche. En los últimos años la gente decidía acampar en la universidad, a las 5:00 a.m comenzaban a aparecer una serie de "listas fantasma" con un supuesto orden de llegada.

Este año se han dividido las inscripciones en dos turnos, uno en la mañana, otro en la tarde... todo dependía de tu número de cédula. Al parecer, este nuevo método dió sus buenos resultados, pero seguro que alguno quedo por allí suplicando cupo en alguna materia. El otro lado de la moneda le corresponde al grupete de siempre, ya casi todos en tesis. Los tesistas no tenemos que hacer cola, así que algo bueno tenía que tocarnos eventualmente.

Pues ese mismo día, decidimos intercambiar opiniones sobre hechos actuales... en este caso la muerte de Michael Jackson. Gabriela, quien es una excelente estudiante (brillante, brillante) estudia no sólo Letras sino también tiene aires de actriz (herencia de su padre Pedro Durán seguramente). Nuestra apreciada amiga nos cuenta sobre su sueño con el Rey del pop o la verdad del Tío Carlos...



Jajaja

Déjate querer


Dime tú qué hiciste
explicame tu hechizo,
aquel que me hizo despertar
de un letargo celestial

Estás inspirando mis sueños,
robas mis pensamientos
los consumes, los tientas
ahora están hechos de ti

Quisiera protegerte,
¡llevarte a tus raíces!
pintar en tus ojos mis matices
y no soltarte jamás

Yo te invito,
te invito a sentir
déjate querer
déjate amar...

I'm not gonna hurt you...

En mis brazos quiero que sientas,
que vivas el calor de hogar,
me tientas y dudo
de lo que soy, de lo que fuí
y de lo que quiero...

Ahora es así,
sueños a distancia
olvídalo, eso no tiene importancia
estás aquí, ahora...
muy dentro de mí

Te necesito,
te quiero tener...

¿Is too early to feel?

I really don't care
el mundo es enorme
la vida es corta
y hay que vivirla
so, déjate querer

Mercedes Benz

Herencia de mi amiga Kiki... sin palabras, my fav de Janis (K)

Lo IN/OUT al 21 de julio

Super en IN:

- La oficina, YVKE Mundial y mi nombre en los créditos en TV
- Eliana, Lina, Ana y Andrea
- Mi Blackberry Javelin y la conectividad
- Las Bellica's de Venezuela
- Michu Antonio
- Las frases de Jaime
- La vuelta a la Academia

Super OUT:

- Los errores en los programas y los regaños de Dona :(
- El golpe en Honduras
- La distancia (la odio)
- El ratón del whiskey chimbo
- Pagar las tarjetas de crédito
- Los amigos que no están
- Los dirigentes chavistas que no cumplen

Go for that rainbow !

Linger



<3 Dolores & The Cranberries

Porno... grafía

Cuerpos desnudos
se pierden entre mis manos...
mi boca que besa,
un corazón carmesí...
suspiras profundo,
estas hecha de mí...
la perfección existe: mujer

Del río fuego a la memoria: Pedro Páramo de Juan Rulfo

Para comenzar quisiera señalar, queridos bloggers, que lo que aquí voy a ofrecer es una serie de notas rápidas, apuntes y sugerencias a manera de borrador sobre esta obra que leí hace algunos años y que los quiero invitar a leer, por lo tanto, es un brevísimo comentario sobre el texto

Pedro Páramo es un aporte importante a la literatura actual de lengua castellana, que a través de su narrativa nos presenta la cotidiana realidad de un mundo violento y a su vez lírico. La historia cuenta que Juan Preciado llega a Comala por encargo de su madre moribunda en busca de su padre, Pedro Páramo, al que no conoce. Pero se encuentra con un lugar deshabitado, lleno de fantasmas, de muertos que recuerdan los hechos que sucedieron en el pueblo, en tiempos de Pedro Páramo, cacique violento y codicioso, cuya pasión frustrada por Susana San Juan ha llevado a Comala a la ruina. Vale destacar que en la mitología griega Lethe es el río del olvido y Mnemosyne, madre de nueve musas, la diosa del recuerdo.

La memoria juega un papel protagónico donde la tragedia es una constante en la obra de Rulfo, que él mismo ha llamado “un diálogo de muertos”. La narración la empieza a contar un muerto a otro muerto... El pueblo también está muerto; dice el autor, el olvido en la mitología griega es justamente quien puede marcar el verdadero final para las almas que bajan al Hades luego de su muerte, estas almas viven mientras en el mundo de los vivos se les recuerden. Basándome en esto quiero asociarlo y explicarlo en relación a la memoria y lo que esto representa junto al fuego ardiente que muestra la cotidianidad dentro de la novela. El tema de la memoria ha sido, y sigue siendo central en la historia del pensamiento literario y filosófico… Rulfo en Pedro Páramo muestra esto entre sus líneas, desde el comienzo, en el diálogo entre Juan Preciado y su madre en el lecho de muerte, se hace un llamado a la musa del recuerdo: “-No vayas a pedirle nada. Exígele lo nuestro. Lo que estuvo obligado a darme y nunca me dio... El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro”. Juan Preciado lleva encima la carga de un pasado que él no conoce y sin embargo sale en busca del mismo… a adentrarse en la aventura de conocer y de hacer realidad aquel recuerdo de su madre: conocer a Pedro Páramo, su padre.

Pedro Páramo de Juan Rulfo puede conseguirse, libremente, a través de la red... so, enjoy.

Resilence

Sobreviviendo...
en los mares prohibidos del ensueño pasional, hundidos entre rocas que forman blancas líneas, administración de la cuenquera marital y nasal jugando a la amistad,
¡ahí estamos! en el sentimiento puro de la tierra
y sus raíces verdes de gran hoja.

¿A quién le importa? Disturbios y gritos sin razón,
juego perpetuo… incierto, nacimiento!

La Guaira: puerto de sueños

El hecho es conocer. Conocer un poco más a través de los ojos, ventanas inequívocas del mundo y del ser. Una mañana me paseaba por las estrechas calles porteñas de La Guaira... a mi izquierda la compañía Guipuzcoana y a la derecha el imponente mar, el majestuoso señor que separa mi tierra de mis anhelos y sueños andaluces, el Atlántico. El mar Caribe es el niño querido del Atlántico, mar que baña las costas del norte de nuestro amado país Venezuela. Mientras caminaba simplemente trataba de evocar las épocas coloniales cuando la compañía Guipuzcoana, nacida de vascos regionalistas, manejaba el comercio del puerto de La Guaira y quien sabe si de todo el país también.

La Guaira queda en el estado Vargas a unos minutos de la capital del país, es considerada la puerta de entrada. Fueron los indios Arauacos quienes primero marcaron con su huella el litoral central venezolano. Sin embargo, 500 años antes de la llegada de Cristóbal Colón, fueron desplazados por los Caribes, que terminaron por establecerse en esas costas. La zona se convirtió después en la gran nación Tarma, extendida entre lo que es ahora Puerto Maya y los actuales Valles del Tuy, poblada por indios del independiente, quienes hablaban lengua caribe.

Un mestizo guaiquerí, Francisco Fajardo, llegó en 1555 y fundó "La Villa del Rosario". Los atropellos cometidos contra los indígenas por los españoles que lo acompañaron, hicieron fracasar su intento de conquista pacífica. Como consecuencia de esto, el congresillo aborigen realizado en los Uveros de Macuto, y convocados por Guaicamacuto buscaron expulsar a Fajardo del territorio ocupado, dando muestras de primitivas sesiones de la democracia republicana. Don Diego Osorio y Villegas fundó en 1589 San Pedro de La Guaira, un puerto que diera fácil acceso al comercio hacia la ciudad de Santiago León de Caracas, de la que dista una media hora de viaje, llegando a través de una autopista abierta a través de la montaña.

El puerto puede decirse que tiende a sufrir de diversos fenómenos metereológicos. En 1798, gracias a las anécdotas poco documentadas de un testigo, el río Osorio aumenta su caudal entre el 11 y el 13 de febrero de dicho año debido a fuertes precipitaciones que se extienden por más de tres días. Alexander von Humboldt visita la zona un año después y hace algunos reportes sobre este acontecimiento. Otro fenómeno ocurre en 1951, durante tres días llueve sin parar y el río Naiguatá se sale de su cauce, arrastrando algunas casas y dejando daños materiales. La prensa nacional documenta el hecho, pero no fue sino hasta el año 1999, cuando sufrió la peor de sus tragedias, exactamente entre los días 15 y 20 de diciembre llovió muchísimo, ese día es recordado como "el día en que la montaña avanzo hacia el mar". El río San Julián, que nace en el Pico Oriental a 2.600 mts sobre el nivel del mar y desemboca en Caraballeda, se desbordó, y por la gran pendiente de sus cuencas, comienza a arrastrar gran cantidad de sedimentos que alcanzan velocidades de hasta 60 km/h o más, arrastrando a su paso árboles, lodo y piedras de gran tamaño, causando destrucción en las poblaciones que se ubican en la costa norte del estado Vargas.

Era impresionante ver a La Guaira luego de la tragedia, casas destruidas con algunas paredes que apenitas quedaron en pie. Se puede notar el cerro rasgado y seco que evoca a la muerte y, a lo lejos, una flor solitaria en medio de aquella zona tórrida que, de cierto modo, da señales de renacimiento y esperanza. Una tragedia de mi pueblo, tragedia mía.

Ya han pasado algunos años desde que el agua se llevó la vida y parece que La Guaira se niega a desaparecer, por el contrario, se nota la creciente de personas que vienen a visitar las playas del litoral central. Cada fin de semana los caraqueños nos damos un respiro y bajamos, incluso lo hicimos cuando estaba la vía alterna y se estaba construyendo el viaducto, un impresionante monstruo que volvería a unir mi ciudad con el mar. La Guaira cuenta con un puerto impactante donde operan barcos de la naval venezolana. Hace algún tiempo atrás, algunos expresos viajaban una vez por día a la isla de Margarita, la joyita del Caribe pero este servicio ya no se encuentra operativo. La zona tiene una amplia visita cultural, especialmente la pequeña parte colonial, casas que aun conservan ese aspecto clásico español, casitas que quedaron de aquel puerto colonial. Un poco más allá queda el museo Armando Reverón donde están algunas obras originales del pintor porteño que solía dibujar los paisajes que veía desde su casa en la colina. Sobre el cerro, bien arriba, puede observarse un fuerte construido por los españoles que, años después, fue tomado por los patriotas para proteger las costas de invasiones realistas. Tuve la suerte de estar allí y sentir la fuerza del viento del norte, viento que trae aromas de recuerdo y que sopla a una velocidad impresionante que produce vértigo. También se puede visitar el almacén de La Pólvora y lo que ha quedado de La Catedral San Diego Apóstol. Maiquetía es sitio de referencia, allí queda el Aeropuerto más grande y concurrido del país, el Simón Bolívar.

Más allá de Los Caracas encontraremos los pueblos costeros del estado Vargas, comenzando por el pequeño Osma, hasta llegar a Todasana, con su río y su Poso del Cura, pasando por uno de los más grandes y desarrollados: La Sabana, originalmente pueblo de pescadores que posee playas paradisíacas como El Puerto, que al este de La Sabana conforma una bahía de arena blanca, bordeada por numerosas palmeras. A veces tiene fuerte oleaje, y es entonces cuando llegan los surfistas. En el extremo oriental de la playa, el menos concurrido, se puede conseguir mucha privacidad. Tiene varias entradas y pequeños estacionamientos. En la playa llegan los pescadores y ofrecen a la venta pescado fresco, acabado de salir del mar occidental. Playa El Puerto es uno de los más bellos paisajes de esta costa, una verdadera joya que debe disfrutar. Siguiendo hacia el este se llega a Caruao y pasando éste llegamos hasta el puerto de Chuspa, último pueblo de la carretera costera oriental del estado Vargas, donde se puede tomar una lancha hasta Playa Caribe, bordeada de palmeras y de vegetación tropical. Su arena fina y clara recibe las aguas cristalinas de un mar que esconde sitios maravillosos para los amantes del buceo. Es una excelente alternativa para los turistas en busca de privacidad y hermosos paisajes costeros. Los pueblos de Vargas son tan agradables que siempre dejan el deseo de volver para revivir las alegrías que ofrece una ruta de playa y pueblos agradables. Actualmente se puede hacer este recorrido sin necesidad de tener un rústico, gracias al mantenimiento y pavimentación de la carretera pero no lo recomiendo en épocas lluviosas.

La Guaira fue el hogar de grandes hombres, desde el médico y presidente José María Vargas pasando por Gual y España (famosos por su confabulación en el año 1797 en vísperas de la Independencia) hasta Guillermo Meneses, el letrado. Cuando de relatos se trata Meneses es el maestro de los espejos y disfraces, historias donde se percibe ese amor de viaje y los misterios del puerto, las imágenes y su reflejo. En 1949, el director Carlos Hugo Christensen, inmortalizó al puerto en una película que lleva el nombre del cuento de Meneses, "La balandra Isabel llegó esta tarde".

Actualmente el sol de la costa calienta como el ritmo de los tambores y el sabor de los bocadillos de coco... puerto lleno de posadas, playas, historia y emoción. Es entonces La Guaira orgullo del sentir venezolano lleno de raíces y semblanzas de historia. Es un paraíso, un trozo de mi país que les invito a conocer.

Sigue el ORIGINAL aquí (Incluye PDF y fotos)

Fuentes:

Red La Guaira
Inst. Aeropuerto de Maiquetía
Enlaplaya.org
Vidas y viajes: estado Vargas (A. Tirado)
Wikipedia

Scheherezade...


Encanto fulminante,
Nace en flor de carne y pasión...
Verdes quimeras de amante,
Me recrean de vaga ilusión.

Pienso que vuelo, y te veo...
Se alza el sueño y una canción,
Danzas con tus alas, vives, enamoras!
Y de la impresión... piruetea este bufón.

¿No lo sabes? yo sé que no

Amo los sonidos en conjunción,
de la noche en el desierto
esos que desnudan mi razón,
¡mil noches y una más!
que mirando tus ojos...
puedo soportar

Rondo los caminos,
Caminos del pensar
Y no sé qué hacer...
¿Si continuar o parar?

Soy capaz de navegar más que Simbad
de volar por los cielos con ingenio
cual pájaro que siente su libertad
¡y sin lámpara o genio!
llegar a ti es lo que quiero,
que hoy eres de verdad

Noche cálida de verano,
Me hace recordar...
que la distancia me acerca más,
Y la tentación...
de aquello que no fue y pudo ser
me asfixia, se ha vuelto mi sombra.

¡Padecer, padecer!

La rivera mediterránea corta mi pecho
Suda hasta el fino cristal
Y en mi lecho...
Sueño mis deseos... realidad...

Silencio, distancia, silencio
que no se diga nada más

Pepitolands

A las viejas peñas letradas, esquina de Las Mercedes

AE - Pupela! pupale! tengo ganas de manger

Poeta - ¿Cómo dijo?

AE - De manger un manjar en la esquina de la capital

Poeta - ¿Quién es la comitiva?

AE - Los dientes, la lengua y el estomago, mi capitán

Todos - Pues vamonos a Pepitolands! unas papitas, un pepito, un rolling y un tiritín tiritán!

¿Alma gemela?

Te llamo, no estás
te busco, no te encuentro
te grito, no me oyes
te espero... no vienes
te escondes; ¿de mi?

What's up



:)

Eyes without a face



English/french version

I'm all out of hope
One more bad dream could bring a fall
When I'm far from home
Don't call me on the phone
To tell me you're alone
It's easy to deceive
It's easy to tease
But hard to get release

Les yeux sans visage, eyes without a face
Les yeux sans visage, eyes without a face
Les yeux sans visage, eyes without a face
Got no human grace your eyes without a face.

I spend so much time
Believing all the lies
To keep the dream alive
Now it makes me sad
It makes me mad at truth
For loving what was you

Les yeux sans visage, eyes without a face
Les yeux sans visage, eyes without a face
Les yeux sans visage, eyes without a face
Got no human grace your eyes without a face.

When you hear the music you make a dip
Into someone else's pocket then make a slip.
Steal a car and go to Las Vegas oh, the gigolo pool.

Hanging out by the state line,
Turning holy water into wine
Drinkin' it down, oh
I'm on a bus on a psychedelic trip
Reading murder books tryin' to stay hip.
I'm thinkin' of you you're out there so

Say your prayers.
Say your prayers.
Say your prayers.

Now I close my eyes
And I wonder why
I don't despise
Now all I can do
Is love what was once
So alive and new
But it's gone from your eyes
I'd better realise

Les yeux sans visage, eyes without a face
Les yeux sans visage, eyes without a face
Les yeux sans visage, eyes without a face
Got no human grace your eyes without a face.
Such a human waste your eyes without a face
And now it's getting worse.


En español

Estoy fuera de esperanza,
una pesadilla mas puede hacerme zucumbir.
Cuando estoy lejos de casa no me llames por telefono
para decirme que estas sola.

Es fácil engañarme,
es fácil atormentarme
pero dificil reemplazarte.

(en frances)
ojos sin rostro
(en ingles)
ojos sin rostro(x3)
no tienen gracia tus ojos sin rostro

Esperé mucho tempo
creyendo todas las mentiras
para mantener el sueño vivo.
Ahora me produce tristeza,
en verdad me hace mal
por el amor que te tenía.

(en frances)
ojos sin rostro
(en ingles)
ojos sin rostro(x3)
no tienen gracia tus ojos sin rostro

Cuando escuchas la mósica tomas un baño
metiéndote en otro bolsillo despues de cometer un desliz.
Roba un auto y vete a Las Vegas, al pool gigolo.
Voy en un autobús en un viaje psicodélico, leyendo novelas de asesinato.
Estoy pensando en ti pero estas fuera de eso.

Dime tu plegaria,
dime tu plegaria,
dime tu plegaria.

Ahora cierro los ojos
y pienso¿porque?
no te desprecio.
Ahora todo lo que puedo hacer
es amarte como antes,
tan vivido y nuevo es.

...fue una perdida tus ojos sin rostro
y ahora estan engendrando algo peor.

Mi tura: Literatura

Inicua noche afligida
pálido pensar del ensueño
inmunda mano amiga
que aflige al poeta en su ceño

Y te pienso...
para que nazcas y existas,
te incito a que bailes al son
de mi triste canción, melancolía...

¡Despertares, pesadillas!
me persiguen utopías,
quimeras de salvación,
ahora, exactas... desdoblan mi razón

Se crecen infértiles
¡destápate ya traición!
no te escondas en las mangas,
las mangas de mi ilusión.

Desdicha dibujada
en el cuello de una botella
todo por ti o por ella...
¿qué importa? si de vida embrujada
tienes tánatos de expiación

Y no tiembles en la hoguera
de pensamientos como vagos
que en uno, dos o tres tragos...
eres en mi la primera

Camino por Santiago
y no me dejas ser...
maldita seas tú y tu parecer
de elocuentes rosas quijotescas

Sueños, amores
anhelos y colores...
la peor de las turas
¡porque tú te llamas literatura!
dueña única del destino
la Moira de mi poesía

Púdrete en alcohol,
la anagnórisis de mi recuerdo
no sé que es peor...
si de ti el recuerdo,
o estar sencillamente muerto.

_______________________________

Te amo, literatura
única mujer sencilla y pura

Homo sapiens

Pensando en “El Dinosaurio” de Augusto Monterroso…

Cuando aquel animal comenzaba a poblar el cinturón de la tierra, muy cansado decidió sentarse a imaginar y a pensar… fue así como el sueño le invadió y se hizo dueño de él. Cuando despertó… el dinosaurio todavía estaba allí tratando de marcar para siempre su presencia. El hombre, animal que tenía el mal de pensar… despertó súbitamente e indignose por no haber sido el primero.

Intenció de escriptura

De niños soñamos con escribir
Voila fer-ho peró no vaig poder
Imaginé fabulas e historias fantásticas
Ho sap tothom...
Mis padres, mis abuelos y mis amigos

Somiar despert amb les ulls
Desde antes, desde siempre
Ara mai no sé...

Silencio

Es así,
de lejos, muy lejos
aires de cortejo
que siquiera te pueden tocar

Son sueños,
anhelos, muchos anhelos
en tus ojos bellos
que siquiera puedo mirar

Es mío,
lo que siento y no entiendo,
ya no sé lo que pienso
lo que quiero y lo que no pretendo

Silencio,
que recorre mi sentimiento
y que nunca sabrás...
porque me da miedo intentar

Y es que hoy es el primer día
del resto de mi vida...

Roberto, mi viaje


He decidido que sea Roberto quien me guie a la meta. El primer paso ha sido jugar a la investigación y he ido, tienda por tienda, librero por librero, siguiéndole los pasos al ganador del Rómulo Gallegos del 99, Los detectives salvajes, declarado oficialmente agotado en mi país Venezuela. Siquiera Monte Ávila Editores, quien editó el título en Venezuela, tiene idea de cuando verán la luz nuevos ejemplares.

Noches de reflexión han irrumpido en mi ego, se ha convertido en un reto para mí. La iniciación del viaje depende de ese ejemplar y, posteriormente, de los juegos y reflexiones a los que me someta la literatura y el ímpetu de la lectura, la fuerza de las palabras y el sinfín de imágenes que, de seguro, detonaran el vate que ha dormido unos anos ya.

Hace unos días, cuando ya muy decidida iba a adquirir fuera de las fronteras de mi patria, sí, un ejemplar repleto de anotaciones, de esos al estilo Cátedra, que me complicaría más la vida sin haber escrito la primera letra, ese, sí, justamente a un click de obtenerlo brilló el sol y de las manos de mi jefe, Jaime Bergamín, me llegó un ejemplar casi único, con la firma y dedicatoria del mismo Roberto en la anteportada.

Oficialmente Roberto se ha convertido en el guía y es justo que me acompañe en este viaje. Violá, he aquí un ensayo interesante que considero pertinente leer.


A.E

El crítico Juan Antonio Masoliver ha escrito en La Vanguardia acerca de Los detectives salvajes, la novela de Roberto Bolaño: "propone un nuevo orden literario en el que entren Monterroso, Ibargüengoitia o Monsiváis. Sus lectores ideales serían Luis Maristany, Juan Villoro o Enrique Vila-Matas, es decir los defensores de la extravagancia".

Es posible —me digo ahora— que haya acertado al considerarme un lector idóneo para la novela de Bolaño. De hecho, me siento muy cercano a toda la obra del escritor chileno. Es posible incluso que sea el escritor que más se parece a mí, o viceversa: soy el escritor que más se parece a Bolaño. La causa tal vez resida en la a veces casi aplastante coincidencia en cuanto a gustos y rechazos literarios.

La verdad —si lo pienso bien— es que todo esto es muy nuevo y muy extraño para mí. Desde que empecé a escribir y a publicar, nunca que yo recuerde me he encontrado con algún escritor que me recordara a mí. Sólo en estos dos últimos años se ha producido este extraño fenómeno.

Escribo esto y siento la repentina tentación de alejarme un poco de Bolaño. Me viene a la memoria el título de un bolero, y lo cambio ahora maliciosamente para escribir esto: Bolaño en la distancia.

Una precisión ahora en relación con lo de que soy un defensor de la extravagancia. Masoliver no está haciendo sólo referencia a que defienda yo la rareza literaria o lo excéntrico. Creo que no está hablando únicamente de esto. Más bien Masoliver está haciendo un guiño a un artículo que publiqué hace unos años en la prensa madrileña y en el que me hacía eco de unas palabras de Juan Villoro, que a su vez se hacía eco de otras palabras, las del escritor argentino César Aira, que bien podría ser también un lector ideal de Bolaño. Decía yo en este artículo: "Me entero por Juan Villoro de las palabras del escritor argentino César Aira que, en una reciente entrevista, se refiere al mito literario que domina nuestro fin de siglo, el del escritor gentleman, profesional, que no confunde los libros con su persona y desdeña el carisma como prolongación de la obra. Eduardo Mendoza, Muñoz Molina, Juan José Millás y Javier Marías, por ejemplo, ilustran a la perfección entre nosotros este modelo de fin de milenio. Están alejados de Gómez de la Serna, que recitaba desde el lomo de un elefante, o de Valle-Inclán, que se quejaba de que no le permitían subir al tranvía con dos leones".

A propósito de todo esto, Juan Villoro añadía por su cuenta: "En artes plásticas la figura del Gran Fantoche —la construcción de una personalidad deliberadamente engañosa— aún fue posible en Dalí o Warhol. En literatura hay que volver a la antigüedad de la bohemia para dar con quienes hicieron del descaro una estética y de la gestualidad una estrategia. Entre ellos el campeón absoluto es Valle-Inclán".

Extravagancia, pues, entendida como la transformación de uno mismo en "un personaje literario". Vida y literatura abrazadas como el toro al torero y componiendo una sola figura, un solo cuerpo. Algo así como aquello que le decía Kafka a Felice Bauer: "Mi manera de vivir está organizada únicamente en función de escribir". O esto otro, también dirigido a la pobre Bauer: "No es que tenga una cierta tendencia a la literatura, es que soy literatura".

Extravagancia, por otra parte, entendida —se me ocurre ahora— como una militancia alegre en el mundo de los escritores que no quieren tener pasaporte: artistas del alma nómada, enemigos de los viajes obligados, que no siguen más rumbo que el de su propia estrella, aunque ésta sea distante como la estrella distante de Bolaño. Artistas que no quieren pasaporte alguno, como decía Jacques Audiberti de sí mismo. Y añadía: "Mejor no buscar./ Mejor lanzarse así, con la cabeza baja./ ¡Y que suceda!".

Al artista del alma nómada que es Bolaño —del que ahora vuelvo a sentir la tentación de alejarme aún un poco más— los versos de Audiberti seguro que le acompañan a muchos lugares en su extravagancia radical: esa extravagancia que fluye serena a lo largo de las 447 páginas de Los detectives salvajes. Tengo con Bolaño una gran afinidad con todos esos seres errantes que aparecen en su novela: seres que a mí me parece que vagan en lugares extraños, en unas afueras que no poseen un interior, como astillas a la deriva supervivientes de un todo que nunca ha existido (las múltiples voces de la parte central del libro). Esas voces yo diría que son astillas supervivientes extrañas a cualquier órbita —es decir, algo parecido a los volátiles del Beato Angélico que inmortalizara Antonio Tabucchi—, astillas que navegan en espacios familiares que, sin embargo, son de una geometría desconocida.

En Los detectives salvajes, a veces algunas de las voces de la parte central me han parecido ya no sólo extravagantes sino excéntricas a sí mismas, prófugas incluso de la idea bolañiana —un adjetivo, por cierto, de nuevo cuño— que las pensó. Y una causa más que posible de que esto ocurra reside en el impresionante trabajo de Bolaño sobre el lenguaje. De esta novela tal vez lo más deslumbrante sea ese trabajo de lenguaje, la cantidad de diferentes registros de voces que Bolaño va acumulando. Hay una extensa y brillante utilización semántica de las diversas voces que en la parte central de la novela intervienen a modo de testimonio azaroso del misterioso destino de los dos protagonistas, de los dos detectives salvajes, Arturo Belano y Ulises Lima. Esas voces o testimonios emitidos por los más diversos personajes en fechas y lugares muy alejados, de 1976 a 1996, pertenecen a lenguajes muy diversos: coloquiales o intelectuales, españoles o mexicanos... Estamos ante un efervescente magma lingüístico de una gran variedad. Sólo ya por la exhibición de dominio de tantos registros lingüísticos, la novela de Bolaño merece ocupar un lugar destacado en la narrativa contemporánea. Es tan soberbio el trabajo de lenguaje de Bolaño que este escritor se me aparece como un claro extraterritorial dotado de puntos de vista convincentes respecto al desorden del Universo y la manera de transformarlo en materia narrativa.

Yo diría que el autor de Los detectives salvajes ve el mundo como un complicado sistema de relaciones, que es producto a la vez de múltiples sistemas interrelacionados. Es decir que ve el mundo de un modo más o menos parecido a —por citar a un gran escritor que seguro que Bolaño admira— como lo veía Carlo Emilio Gadda.

Es muy probable, por tanto, que Bolaño pertenezca a la familia literaria que reúne Italo Calvino en torno a una de sus propuestas para el próximo milenio: la de la multiplicidad.

Escribo esto y respiro aliviado y me distancio un poco más de Bolaño. No somos —ahora me doy cuenta— ni mucho menos tan parecidos como creía que lo éramos. Yo más bien soy un escritor de otra sección del libro de Italo Calvino. Yo más bien fatigo los anaqueles de los escritores de la levedad.

No está mal, vuelvo a respirar aliviado. Cada vez tengo a Bolaño a más distancia. Ahora lo veo muy claro: para Bolaño, artista del alma nómada y aficionado a la multiplicidad (en lo primero coincidimos, en lo segundo no tanto), el hombre se halla en el centro de todos esos múltiples sistemas interrelacionados de los que he hablado. Y sospecho que, para él, ese hombre se erige en su doloroso paradigma. (De hecho, Los detectives salvajes es una inteligente alegoría del destino humano). Creo que el artista de la multiplicidad que es Bolaño sabe que lo único que puede hacer el individuo para asimilar el caos que lo envuelve y que refleja en su propia naturaleza consiste en abrir bien los ojos y tratar de registrarlo todo para luego intentar ordenarlo. Pero está claro que un hallazgo le conduce a otro y que estamos ante aquella flaca que pintaba a una gorda que a su vez pintaba a una flaca que pintaba a una gorda que pintaba a una flaca, y así hasta el infinito, palabra que, por cierto, conoce muy bien Bolaño, que sabe que el infinito es cierto, tan cierto como infinitos son los ruidos de los vecinos.

Algo ahora sobre los ruidos de los vecinos: un texto del ya citado Carlo Emilio Gadda está dedicado a la tecnología de la construcción, que desde la adopción del cemento armado y de los ladrillos huecos ya no preserva las casas del calor y de los ruidos. Gadda se extiende en este texto de una forma que revela en él a un gran maniático: se dedica a hacer una minuciosa descripción grotesca de su vida en un edificio moderno y de su obsesión por todos los ruidos de los vecinos que llegan a sus oídos.

En Los detectives salvajes las múltiples voces o ruidos de los vecinos de las historias de Arturo Belano y Ulises Lima parecen inagotables.
LETRAS LIBRES / (De click para agrandar)
De hecho, esta novela tiene una estructura que tiende a lo infinito, a algo tan infinito como el intento de reproducción de Gadda de todos los ruidos de sus vecinos. Cualquiera, además, que sea la historia que los mismos testigos de la misma cuentan, el discurso siempre se ensancha y se ensancha para abarcar horizontes cada vez más vastos, y si pudiera seguir desarrollándose en todas direcciones llegaría a abarcar el universo entero.

En el Bolaño de Los detectives salvajes hay algo de desesperación maniática. Escribo esto y me pregunto si en realidad el desesperado maniático no seré yo. Quería hablar con la máxima agilidad de la extravagancia y del efervescente magma lingüístico de la novela de Bolaño para poder pasar rápidamente al tercer apartado interesante de este libro —el de la estructura originalísima— y ahora me doy cuenta de que llevo ya cinco folios y que el desesperado maniático soy yo, que escribiendo sobre Bolaño me he convertido en un escritor del casillero calviniano de la multiplicidad.

Lo que son las cosas. He vuelto a acercarme a Bolaño. Creía haberme distanciado algo de él, pero vuelvo a estar muy cerca. Drama. Al escribir la primera línea de este comentario al libro de Bolaño me había propuesto ser ágil, seguir la estela de aquello que siempre persiguió Leopardi —me refiero a su deseo de quitar al lenguaje su peso hasta que se asemejara a la luz lunar— y sin embargo heme aquí convertido en un hombre que ha quedado enredado en el mundo de la multiplicidad de Bolaño, ese escritor que ve el mundo como un enredo, una maraña o un ovillo.

Drama. Al querer alejarme de Bolaño he acabado acercándome aún más a él. Me queda una última oportunidad o tentativa para desenredarme del ovillo de mis divagaciones sobre Los detectives salvajes: comentar con rapidez la original estructura del libro. Veamos. Una leve intriga —lo único leve del libro: las investigaciones de Ulises Lima y Arturo Belano acerca de una escritora desaparecida hace tiempo en el desierto mexicano de Sonora— sirve de telón de fondo o de pretexto para presentar la historia, a lo largo de veinte años, de una serie de poetas vanguardistas mexicanos. El diario de uno de ellos abre y cierra el libro. El ingenuo diarista tiene una voz con ecos del protagonista de La aventura de un fotógrafo en La Plata de Bioy Casares (uno de los autores más familiares al mundo literario de Bolaño). Entre ese diario que abre y cierra el libro —que es en definitiva, según se nos dice en el texto, "una historia de poetas perdidos y de revistas perdidas y de obras sobre cuya existencia nadie conocía una palabra"—, la historia de una generación —la mía y la de Bolaño y que, por nombrarla de alguna forma, podríamos llamarla "la generación de Mayo del 68"—, una generación desastrosa —como muy bien él y yo sabemos—, una generación deplorable que a sus supervivientes los ha dejado —nos ha dejado— "confundidos a todos en un mismo fracaso" y que conserva sin embargo cierta dosis de humor y melancolía, lo que no deja de ser un desastre añadido al desastre general... En fin, entre ese diario que abre y cierra el libro, nos encontramos con 400 páginas —casi pues el libro entero— en el que el lector repara —lo diré con palabras del crítico Ignacio Echevarría:

...en que todas las voces, todas las palabras, todo el tiempo transcurrido durante el intermedio tiene el valor exacto de un instante de lucidez, de un pliegue (el subrayado es mío) abierto de pronto para que todos los personajes puedan ser contemplados en su común humanidad, y pueda deducirse así, del absurdo tragicómico de sus vidas no la constatación —escribe Bolaño— de nuestra ociosa culpabilidad sino la marca de nuestra milagrosa e inútil inocencia.

Ese pliegue bien podría ser también una grieta, una brecha. El tema de Los detectives salvajes bien podría ser una brecha, el mundo infernal de una generación agrietada, boca de sombra sibilina por la que habla el infierno. Me recuerda esa brecha a una que aparece en uno de mis libros preferidos, la novela vanguardista Petersburgo, de Andrei Biely, una de las cuatro mejores novelas del siglo según Nabokov. En ella leemos:

Ignorado, insensible, privado de pronto de gravidez y de la percepción de su propio cuerpo, el senador Apolón Apolonovich elevó la vista; sus sentidos no podían dar fe de que había elevado la vista hacia el parietal y vio que no tenía parietal; allí donde el cerebro está cubierto de recios huesos, donde ya no hay visión, allí Apolón Apolonovich sólo vio en Apolón Apolonovich un boquete redondo (en lugar del parietal); el boquete era un redondel azul; en este momento fatídico [...], algo, con un rugido semejante al del viento en la chimenea, succionó rápidamente la conciencia a través del boquete azul del parietal: hacia más allá del infinito.

La grieta —tema y bloque central de Los detectives salvajes— es un conjunto de cuatrocientos golpes o cuatrocientas páginas con una casi infinita participación de múltiples voces que comentan los trazos de las huellas de los dos detectives salvajes y a la vez comentan cómo lo desastroso se instaló en el centro de gravedad de la historia de una generación extravagante. Los detectives salvajes —vista así— bien podría ser el boquete azul de un parietal trágico, la historia cómica de una brecha: una novela que bien podría ser —ahí donde la ven— una fisura, una rotura muy importante para lo que hasta ahora ha ido haciendo una generación de novelistas: un carpetazo histórico y genial a Rayuela de Cortázar y de la que Los detectives salvajes bien podría ser su revés, en el amplio sentido de la palabra revés.

Los detectives salvajes —vista así— sería una grieta que abre brechas por las que habrán de circular nuevas corrientes literarias del próximo milenio. Los detectives salvajes es, por otra parte, mi propia brecha; es una novela que me ha obligado a replantearme aspectos de mi propia narrativa. Y es también una novela que me ha infundido ánimos para continuar escribiendo, incluso para rescatar lo mejor que había en mí cuando empecé a escribir.

Decir esto me ha llevado a sentirme de pronto más cerca que nunca de Bolaño. Será prudente que vuelva a alejarme algo de él. Me acerco, me alejo, parezco encontrarme en un círculo infernal en el desierto de Sonora cuando viene de pronto en mi auxilio un verso de Goethe, que un personaje de la novela de Bolaño, Jordi Llovet, me enseñó ayer a pronunciar en correcto alemán: Alles Nahe werde fern. Es decir, "Todo lo cercano se aleja". Goethe lo escribió refiriéndose al crepúsculo de la tarde. Todo lo cercano se aleja, es verdad, tengo que pensar que es verdad. De nuevo, respiro aliviado. Goethe me ha permitido volver a alejarme algo de Bolaño. Sólo así, además, mi generación desastrosa, en su crepúsculo hoy hundida, podrá volver a resurgir. ¿Y por qué no pensar que Los detectives salvajes tiene algo de la literatura por venir? Con esta pregunta cierro estas líneas sobre Bolaño. La verdad es que la pregunta la he formulado por mi propio bien, la he formulado para amar y odiar al mismo tiempo su novela; la he formulado para acercarme lo máximo posible al mundo de Bolaño y así de una vez por todas poder alejarme y hacerlo a ser posible en el crepúsculo de esta misma tarde en la que ya para mí todo lo cercano se está alejando, y lo que han sido unas cuantas palabras sobre el mundo novelesco de Bolaño ya no son ahora más que el boquete azul de mi parietal trágico, también el parietal de Arturo Belano (con las mismas letras de Belano puede escribirse la palabra "nobela"), ese personaje que, al igual que tantos otros en Los detectives salvajes, camina hacia atrás, "de espaldas, mirando un punto pero alejándose de él en línea recta hacia lo desconocido", tal vez hacia un infinito limitado, allí donde todo lo cercano se aleja para luego volver a acercarse. En fin, que ahora me voy de Bolaño, pero me quedo, pero me voy, pero me quedo. En fin, ese tipo de relación literaria entre Bolaño y yo que parece haber dispuesto para los dos y para siempre un destino común. Habrá que desafiar a ese destino cuanto antes. La experiencia dice que no hay dos caminos iguales. Opto por decir una frase que Bolaño ya no podrá decir nunca, es mi desesperada forma de emprender a última hora la búsqueda de un destino diferente al suyo. Escribo esto: "Tu escepticismo, Bolaño, es el principio de la fe". Y esta vez sí que me voy. Lejos queda el pasado, todo está por venir, atrás para siempre han quedado nuestros destinos gemelos. En cuanto a los presagios, ya decía Wilde que simplemente no existen. El destino no manda heraldos. Es demasiado sabio o cruel para hacerlo. Por eso ahora me voy. Pero me quedo.

FIN

Roberto según la wiki

Dirty Diana, one of my fav...

Adiós al Rey del Pop


Cuál será la última morada del cantante estadounidense Michael Jackson es aún un gran misterio para millones de fanáticos, tanto o más que las verdaderas causas de que su corazón dejara de latir el 25 de julio en su casa de Beverly Hills.

Si reposará en la granja del exquisito cementerio de celebridades Forest Lawn -donde yacen Lucille Ball, Humphrey Bogart y hasta Walt Disney-, los familiares del Rey del Pop se niegan a hacerlo público. Si será enterrado en el rancho Neverland que el cantautor diseñara en las afueras de California como parque de diversiones, algunos comienzan a especularlo.

Poco importaba ayer, a decir verdad. El coreógrafo Kenny Ortega -el mismo que diseñó los bailes de Olivia Newton-John en Xanadu y de Zac Efron y Vanesa Hudgens en High School Musical- logró desquitarse ayer del desplante involuntario de su amigo Michael Jackson, quien lo contrató meses atrás para que ideara las coreografías de la gira This is it. Y lo hizo como mejor sabe: con una superproducida pompa fúnebre con carácter globalizada.

We're going to see the king fue el tema elegido para que un coro de gospel diera inicio al mediodía (hora de Caracas) a la emotiva ceremonia de despedida de Jackson, que fue presenciada por más de 11.500 personas en el estadio Staple Center de Los Ángeles, y seguida por millones en el mundo entero desde la pantalla de un televisor.

Y aunque el ataúd bañado en oro 14 kilates del Rey del Pop -cubierto de rosas rojas y trasladado por los hermanos de Jackson hasta el centro del foro- permaneció cerrado durante toda la pompa, los fanáticos igual pudieron despedir a su ídolo con cantos, lágrimas y rezos.

Amiga personal del cantante, Mariah Carey cantó el tema que Jackson popularizara en 1970 y que ella editara en el Unplugged de MTV: I'll be there.

No podía faltar la presencia del cantautor Stevie Wonder, quien lideró junto con Jackson la campaña de We are the world, y quien entonó Never dreamed you'd leave in summer, compuesta en 1971. Tampoco la de Lionel Richie, quien supo ajustarse un poco más a la ocasión y se llevó a su boca las estrofas de Jesus is love. Ni la de Jermaine, el mayor del clan Jackson, quien se puso un guante con brillantes a la usanza de su hermano y recordó una de las primeras canciones de Jackson: Smile.


Sorpresiva fue en cambio la actuación del guitarrista estadounidense John Mayer, quien tensó las cuerdas de su instrumento con Human nature.

Pero no sólo con canciones se rindió homenaje al Rey del Pop. La actriz y cantante Queen Latifah se encargó de escribir su propio epitafio: "Michael fue la estrella más grande de la Tierra". El fundador de la Mowtown, Berry Gordon, recordó los inicios de Jackson. Y los ídolos de Los Ángeles Lakers, Kobe Bryant y Magic Johnson, se encargaron de recordar las causas benéficas del ídolo.

Mucho más emotivas fueron las palabras de Brooke Shield, defensora sin remilgos de Jackson. "A los dos nos tocó ser adultos de niños, pero cuando estábamos juntos éramos como niños pequeños divirtiéndonos. Michael amaba reír", recordó la actriz, quien contó además cómo el músico intentó enseñarle en vano los paso de moonwalk.

Pero las lágrimas de todos se desbordaron inevitablemente cuando la hija de Michael Jackson, Paris (de 11 años), se subió a la tarima para despedir a su padre. "Mi papá ha sido el mejor padre que se puede imaginar y sólo quiero decir que te quiero mucho", dijo antes de romper a llorar.

Ni Elizabeth Taylor ni Diana Ross ni Quincy Jones, amigos más íntimos del cantante, quisieron asistir al homenaje público del Rey. La primera confesó que no deseaba compartir su dolor con nadie. "No creo que Michael quisiera que compartiera mi dolor con otros millones. Cómo me siento es algo entre nosotros. No un acontecimiento público. No puedo ser parte de los bombos y platillos públicos", escribió en Twitter.

"Decidí hacer una pausa y quedarme en silencio. Michael quería que yo estuviera ahí por sus hijos, y estaré allí si ellos me necesitan", escribió Diana Ross en un mensaje. Mientras que el productor estadounidense, artífice del álbum Thriller, se encontraba en la República Checa.

Internet se convirtió también en una funeraria gracias a los millones de fanáticos que entre frases melancólicas, lloros y condolencias rindieron tributo al Rey. Fueron millones de mensajes los que se acumularon en MySpace, Twitter y Facebook, que registró más de 6.000 comentarios por minuto en su conexión con CNN.



Simón Villamizar - El Universal

Popular Posts

Blog Archive