La Torre de Marfil

(Elegía Modernista)

¡Darío cantaba!
las odas a la belleza
a la elocuencia, a quienes amaba...
¡Darío recordaba!
lo tierno del mundo
lo sublime del brillo de un corazón...
¡Darío escribía!
con dulce imaginación
al azul y la pedrería...

En un sutil mundo de olor a jazmín...
en el fondo de un oscuro paraíso...
emerge bella, bañada en color blanco
aquella torre de marfil

El supremo cielo,
se mostraba con su vestimenta de azulejo,
lejano, inalcanzable y perfectamente dibujado
¡Oh cielo tan amado!
¿proteges de las lagrimas tan hermosa figura?

En medio de aquel blanco marfil...
en las bases de la creencia parnasiana
nacía precioso, un lago de aguas brillantes
de gotas como diamantes!
En aquel... nadaban dos perfectos cisnes
de elegante cuello y refinada postura,
orgullosos y llenos de locura
representando la paz y el amor

La música...
llenaba súbitamente todo el cuadro
del momento y del nacimiento!
¡Oh Darío!
devuélvenos aquel paraíso...
de donde nos robaron el azul...
de donde tomaron nuestra canción!

¡A Darío recordaba!
con la presencia humanista
de mi amada patria modernista!
¡Oh Darío! danos la luz y el camino
danos más que recuerdos...

25 de abril de 2002

No hay comentarios:

Popular Posts

Blog Archive