Ítaca

Odiseo llegó a Ítaca, limpió lo que era suyo de la impertinencia y liberó a Penélope de la espera. Honra pues al hombre y su valor ante la llegada a casa y encontrar a estos pretendientes que le irrespetaban su hogar y su memoria. Sólo fue la llama de Odiseo el amor de su esposa. Arco y flecha en mano ante en la matanza de los pretendientes. Odorico Ramón Gonzáles, Sobre Odiseo y su llegada.


Sin pensarlo dos veces me miré al espejo
tratando de buscar una razón...
encontré miles para continuar
aunque perplejo estuviera mi corazón.

Tomé la espada y jugué la única carta que tenía
no había más opción
es el todo o es nada...
es lanzarse al agua con valentía.

Y fui a la guerra,
de tu lado, en tu bando...
contigo como bandera
y escudada en los sueños y el amor.

Cual Ulises buscando llegar a casa
mientras Pénelope teje y desteje...
todo frente a la cara de los pretendientes
que no respetan la espera
que son egoistas, cazadores de quimeras.

Espada en mano, fuerza y entrega
Ulises se abre camino frente a la mar
va en marcha, a casa, donde el amor espera
dejando los sínsabores atrás.

Todos supimos sobre la llegada,
el fuego que alzó el amor en casa...
que con el arco y la flecha
lavó las culpas y las desgracias.

No hay comentarios:

Popular Posts