Querido blog...

Tú que eres confidente, amigo y parte de mi historia desde el 2007 cuando regresé a Caracas, te escribo para pedirte perdón por el abandono, por lo impersonal en lo que te he convertido.

Querido blog... serás testigo de cosas hermosas, algunas tristes (porque el mundo está lleno de maldad), otras graciosas y muchas más historias verídicas.

Quiero que como siempre regreses a ser mi compañero de viajes y aventuras, ese legado vernesiano que se cuela entre mi mente, mis sentidos. Esa sangre y ADN que llevo del aventurero Miranda, el precursor de la Independencia.

Serás testigo y tus páginas volverán a brillar de literatura, de esos paradigmas de mi escritura. Estamos renaciendo juntos y estoy muy emocionada con nuestro reencuentro y todo lo que tengo que contarte.

Nos escribimos viejo pana. Recibo tu abrazo y mis respetos a ti, compañero.

A.E


1 comentario:

Cristina Gálvez Martos dijo...

Tanto tiempo siguiéndonos por estos blogs que abandonamos y retomamos...

Hace unos días recordaba muchos buenos momentos de la Escuela y me dio nostalgia, quise volver en el tiempo por un ratito. Un abrazo, amiga.

Popular Posts