Oda a tu mariposa que vuela

Al tesoro que tienes allí,
esa reina hermosa,
que huele a rosas
que sabe a hogar
es el aprecio del amar.

Aletea cual mariposa
cuando entusiasmada quiere ser esposa,
llenarse de emoción
hasta efervescer la oxitocina.

Quiere que conquiste su monte,
acaricie las estrellas de su vientre,
penetrándolos de sueños
de fantasías dichosas,
de niña a mujer amada...
de joven a esposa.

Hasta el fondo...
cuando abierta pide que le domine,
llena entera por mí
y apretando cual castigo,
siente ese vibrar divino.

A veces solo la puntica...
rica, entera, tan solo en la puertita
cual perrita con su perro
que de amor le mata...
jugando a que se viene y me lo saca.

Arquearse y apretar,
son parte de su arte de amar...
sentirlo sin sacarlo, que la bese vergatario
que la lengua le meta hasta la garganta,
mientras la punta de lanza
hace lo suyo en venganza


No hay comentarios:

Popular Posts