Caracas, 1996


Cuando la tarde cae,
persiste la ausencia
del vacío de mi corazón
y más la presencia,
de la no existencia.

Todos los días,
recuerdo mis tristes heridas,
sobre todo mientras recordaba,
cuan feliz yo era
y quisiera que así la vida siguiera.

En el momento en que declaré
cuanto yo te amé
llené así tu silencio
y mi vacío de aquella tarde.

En cuatro estrofas,
te declaro mi amor y mi honor,
te digo hoy que te amo
y en una tarde como te amé.

No hay comentarios:

Popular Posts